La Revolucion Mexicana en Juan Rulfo's Pedro Paramo por Sandra Beyer

La Revolucion Mexicana en Juan Rulfo's Pedro Paramo por Sandra Beyer
Titulo del libro : La Revolucion Mexicana en Juan Rulfo's Pedro Paramo
Fecha de lanzamiento : February 27, 2004
Autor : Sandra Beyer
Número de páginas : 12
Editor : GRIN Publishing

La Revolucion Mexicana en Juan Rulfo's Pedro Paramo de Sandra Beyer está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Sandra Beyer con La Revolucion Mexicana en Juan Rulfo's Pedro Paramo

Seminar paper del año 2002 en eltema Romanística - Idiomas de América Latina, literatura, cultura general, Nota: 1, San Francisco State University (Spanish Department), Materia: Cumbres de la literatura hispanoamericana, Idioma: Español, Resumen: Uno de los más notables escritores de México, Juan Rulfo, nos demuestran, a
través de sus obras, las características más notables de la Revolución mexicana.
Podemos apreciar, por ejemplo, en la obra de “Pedro Páramo”, el tratamiento de la
mujer, la violencia, el dialecto regional, el hermoso ambiente geográfico, y la gran
metáfora universal de la Revolución mexicana. Juan Rulfo quiere proyectarnos
dentro de este lindo cuento los razgos típicos de la cultura mexicana
Una forma interpretativa de “Pedro Páramo” es de ver la obra como una
crónica distante de la Revolución mexicana. Esto se nota en cinco categorias
principales: 1) el tratamiento de la mujer, 2) la violencia, 3) el dialecto regional, 4) el
ambiente geográfico y 5) la metáfora universal de la Revolución mexicana.
Si se observa el tratamiento de la mujer en la obra, se nota que las mujeres
sufrieron mucho durante la Revolución mexicana. Los hombres no las respectaban y
las trataban como “cosas”. Encima las abusaban, como por ejemplo Miguel Páramo a
Ana: “Solamente le sentí encima de mí y que comenzaba a hacer cosas malas
conmigo.” (pag. 89). Y las mujeres se callaban y aguantaban este tratamiento. “Y yo
le sonreí. Pensé en lo que usted me había enseñado: que nunca hay que odiar a
nadie.” (pag. 88). En este mundo patriarcal, los hombres pudieron legalmente tener
tantos hijos bastardos con ellas como querían, porque pudieron imponer derechos
feudales a los cuerpos de las mujeres que vivían en sus tierras.